lunes, julio 30, 2007

Ojo con la ropa y zapatillas!

El gobierno porteño, un año y medio despues de aquel accidente en un taller de ropa donde murieron 4 chicos y dos adultos, denunció ante el juzgado federal Nº 3 por trabajo esclavo y delitos vinculados con inmigración ilegal a varias marcas de ropa.
Según el gobierno porteño esta comprobado que PUMA, FILA, ARENA, TOPPER, LE COQ SPORTIF y BENSIMON se beneficiaron y se siguen beneficiando del trabajo esclavo.
Lo hacen x medio de talleres q contratan gente, en su mayoría indocumentada, en condiciones de hacinamiento y esclavitud.

El Secretario del gremio de costureros expreso que una prenda que sale 120 pesos al público se paga 4 pesos al tallerista y solo unos centavos al costurero.
Hace unos años se decía que Nike tenía esclavos trabajando en oriente para hacer las zapatillas que nos venden a nosotros a aprox 100 dolares. Mucha gente dejo de comprar Nike en esa epoca,

Sin duda es lo mejor que se puede hacer NO COMPREMOS ESTAS MARCAS NI CUALQUIER OTRA QUE UTILICE ESCLAVOS.
Seamos consumidores responsables... un poquito aunq sea.

4 comentarios:

El Pasquín dijo...

Querido Moe, probablemente sea un error con las empresas que tercerizan, estan empresas gigantes jamás esclavizarían a un hombre...

Moe dijo...

jajajja jamas de los jamases, seguro q no. Menos si son tercermundistas

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Estimado Moe,

Me temo que no puedo coincidir con Ud. en esta ocasión, por los siguientes motivos:

En primer lugar, debo señalar que el primer (gran) error de la denuncia recientemente formulada, radica en suponer que estas marcas, y las empresas que las respaldan, son realmente las responsable por el trabajo precario aparentemente detectado.

El motivo es muy simple: Cuando estas empresas fabrican un producto (pongámosle una zapatilla) lo que hacen es fabricar directamente algunos de sus componentes, y adquirir los restantes de terceras empresas (proveedores).

Siguiendo este ejemplo, supongamos que la empresa "A" le compra al proveedor "B" las etiquetas que utiliza para sus zapatillas "Pirulín".

A fin de no tener ningún problema, la empresa "A" (responsable de la marca "Pirulín") audita periodicamente a su proveedor "B", chequeando que tenga todos sus empleados en blanco, que les pague los aportes, que les de vacaciones, etc, etc.

Sin embargo, y sin que "A" lo sepa, su proveedor "B" subcontrata a las empresas "C" y "D", para que sean estas las que fabriquen las etiquetas que luego "B" venderá a "A" para sus zapatillas "Pirulín".

Un buen día, y seguramente sin que "B" se entere siquiera, "C" comienza a hacer macanas con sus empleados: los contrata en negro, los hace trabajar muchas más horas de lo permitido, etc, etc.

Ante esta situación, los empleados explotados de "C" se presentan en los medios denunciando: "Nosotros fabricamos productos "Pirulín" y somos explotados por la patronal, bla, bla, bla"

Clarín toma la noticia y titula: "La empresa "A" esclaviza a sus trabajadores! Prohibirían la venta de las zapatillas Pirulín!"

Luego de todo este racconto, que me parece bastante elocuente para desechar (o por lo menos analizar con mayor prudencia) lo que dicen los medios, corresponde aclarar varias cosas:

1. En primer lugar, que a las empresas como "A", les resulta materialmente IMPOSIBLE controlar hasta el extremo a toda su cadena de proveedores. Si el Estado no logra hacerlo, ¿¿como podría hacerlo una empresa??

2. Si, pese a todo, se les exigiera controlar a toda esa cadena, se les estaría pidiendo, por ejemplo, que controlen no sólo al proveedor "C" (fabricante de las etiquetas) que incumplió las normas laborales, sino también al transportista que trajo a sus talleres el algodón con que éstas se fabricaron, e incluso a la empresa que comercializa ese algodón, e incluso al establecimiento rural que produce ese algodón, e incluso a los proveedores de ese establecimiento rural, al que le venden -por ejemplo- fertilizantes, e incluso a los productores de productos químicos que proveen de éstos al productor de fertilizantes, y así hasta el infinito. En suma, un completo absurdo.

3. Finalmente, cabe mencionar cual es la causa de que se les exijan todas estas cosas a las empresas como "A", y cual es el efecto de que ello ocurra:

3.1. La CAUSA son los fallos judiciales dictados por el fuero laboral, que condenan a empresas como "A" a indemnizar a empleados de "C", de "J", o de "W", sin advertir que "A" no estaba en condiciones de controlar a todas estas, y sólo cometió el "error" de comprarles algún insumo, y quedando así enganchada.

3.2. El EFECTO de estas doctrinas (presuntamente destinadas a defender a los trabajadores) es exactamente el contrario al que buscan: Conozco ya varios casos en los que empresas como "A", han resuelto que los insumos que antes compraban localmente a "B", "C", o "D", los comprarán a partir de ahora en el exterior, incluso aunque les salga un poquito más caro. Resultado: Ni "B", ni "C" ni "D" vuelven a generar jamás el empleo que generaban cuando eran (directa o indirectamente) proveedores de "A".

Como verás, mi estimado Moe, el tema me apasiona bastante, y desde ya comparto la preocupación por ir mejorando cada vez más la situación de los trabajadores. Pero de allí a caer en posiciones dogmáticas, inflexibles (y fundamentalmente, desconocedoras de la realidad) hay un largo trecho.

A quien debemos temer, en suma, no es a los productos "Pirulín", sino a los jueces de cuarta que tenemos, que jamás produjeron ni un clavo, pero se dan el lujo de enseñar a los empresarios como producir.

Atentamente,

Palotes Medrano, Juan de los

Moe dijo...

Interesante punto de vista Juan, la verdad es q habría q ver la causa para ver las pruebas con las que cuenta el gobierno porteño para formular esa denuncia.
Pero esta claro q la empresa tiene q controlar a sus talleristas aunq mas no sea para deslindar esa responsabilidad laboral para no verse condenada en fallos posteriores. NO estamos hablando de trabajo en negro sino de esclavitud lisa y llana.
No son meros proveedores de material sino que son parte de la cadena de producción para obtener el producto de la empresa tal. Si dicha empresa no puede controlar a sus talleristas entonces que no tercerice. El margen de ganancia tanto de la ropa como de las zapatillas es bastante alto como para mirar para otro lado y echarle la culpa al tallerista q tercerizo. No estamos hablando de la Pyme "fulanito" Todas las marcas son grandes empresas internacionales y todas las empresas internacionales controlan a sus proveedores.
Es muy simplista decir el tercero tambien tercerizo y entonces yo no tengo nada q ver. En eso se basaban para lavarse las manos antes y por eso el cambio de las leyes laborales. Igualmente habria q ver las pruebas con las que cuenta el gobierno porteño para formular esta denuncia, se supone que deben ser bastantes consistentes.
Saludos y bienvenido al blog